Mira Lo Que Te Has Perdido

La sabiduría hace su propia alabanza, | halla su honor en Dios | y se gloría en medio de su pueblo. Y los que vengan después de ella van a reconocer | que nada es preferible que el temor del Señor, | solamente dulce que guardar sus mandamientos. Así asimismo la mujer que es infiel a su marido, | y le da un heredero nacido de un extraño. Escuchad, hijos, la instrucción sobre el charlar, | quien la guarde no quedará atrapado.

Ya que su pensamiento es mucho más ancho que el mar, | y su consejo más profundo que el enorme abismo. Quien me obedece no pasará vergüenza, | y los que se encargan de mí no pecarán». Pues mi recuerdo es mucho más dulce que la miel, | y mi heredad mucho más dulce que los panales. Arraigué en un pueblo glorioso, | en la porción del Señor, en su heredad. Este hombre será castigado en las plazas de la región, | y cuando menos lo espere, va a ser detenido. El pecador se enmaraña en sus propios labios, | el calumniador y el soberbio tropiezan en ellos.

El Mensaje De Anna Simon A Su Amor De Adolescencia: “yo Lo Tengo Superadísimo, Pero Mira Lo Que Te Has Perdido Richard”

Por el hecho de que el Señor honra mucho más al padre que a los hijos | y afirma el derecho de la madre sobre ellos. Entre los bienes de la sabiduría hay proverbios muy atinados, | pero venerar al Señor asquea al pecador. Dios vio y midió la sabiduría, | hizo llover ciencia y también sabiduría | y exaltó la gloria de los que la tienen. Corona de la sabiduría es el miedo del Señor; | ella hace florecer la paz y la buena salud. | Ambas son dones del Señor para la paz, | alargan la gloria a los que lo adoran.

La insensatez y la oscuridad han sido creadas para los pecadores; | los que se complacen en el mal, envejecerán en él. Muchos déspotas terminaron por los suelos, | mientras un irreconocible se ceñía la corona. La sabiduría del humilde levantará su cabeza, | y se le hará sentar entre los enormes. Por el hecho de que principio de la soberbia es el pecado, | y quien se entrega a ella hace llover abominación. | De ahí que el Señor les infligió catástrofes, | y los abatió totalmente.

Mira Lo Que Te Has Perdido – Diana Navarro

Mirad que no he trabajado solo para mí, | sino más bien para todos y cada uno de los que procuran la instrucción. Mira, pues, todas las obras del Altísimo, | de dos en 2, una frente a otra. Como la arcilla a cargo de alfarero, | que la modela según su voluntad, | de esta manera los humanos en manos de su Hacedor, | que da a cada uno según su método. El Señor los ha diferenciado con su enorme sabiduría, | y ha diversificado sus caminos. De esta manera todos los humanos provienen del polvo, | de la tierra fue creado Adán. El hombre sabio no detesta la ley, | pero el que finge observarla es como nave en tempestad.

Como caminante sediento, ella abre la boca | y bebe de cualquier agua que halla; | se sienta frente a cualquier tienda | y abre su aljaba a cualquier flecha. Yugo de bueyes mal configurado es la mujer malvada; | querer dominarla es como agarrar un escorpión. La maldad de la mujer desfigura su semblante | y obscurece su rostro como el de un oso. Dichoso el que vive con una mujer prudente | y el que no tiene que arar con buey y asno; | el que no resbala con su lengua | y el que no sirve a un amo impropio de él.

mira lo que te has perdido

El que detesta la reprensión prosigue las huellas del pecador, | y el que teme al Señor se convierte de corazón. Presentes y regalos ciegan los ojos de los sabios, | y como bozal en boca ahoga el reproche. Grave defecto para un individuo es la patraña | y está siempre en boca de ignorantes.

Novedades Del Mundo De La Musica

Desde la juventud sus caminos conducen al mal | y no son capaces de editar | sus corazones de piedra en corazones de carne. Han recibido la utilización de las cinco operaciones del Señor, | como sexta, les concedió participar de la inteligencia; | y como séptima, la palabra intérprete de sus operaciones. Concedió a los humanos días contados y un tiempo fijo, | y les dio autoridad sobre cuanto hay en la tierra. Revelaré con medida la instrucción, | y con precisión anunciaré la ciencia.

Da poco y te echa en cara bastante, | abre la boca como un pregonero; | presta hoy y mañana demanda; | un individuo de esta forma es detestable. El sabio almacena silencio hasta el día de hoy oportuno, | pero el fanfarrón y también insensato deja pasar la posibilidad. Hay quien calla pasando por sabio, | y existe quien se hace odioso por su verborrea. Por el aspecto se conoce al hombre, | y por la cara se conoce al capaz.

No es sabiduría el conocimiento del mal, | ni prudencia la deliberación de los pecadores. El temor del Señor es principio de acogida, | la sabiduría consigue de él el amor. Los prudentes en el charlar también se hacen sabios | y vierten como lluvia proverbios acertados. | Es mejor poner la confianza en un solo amo | que confiarse a un difunto con corazón fallecido. La persona sabia en todo es cauta, | y en ocasión de pecado se abstiene de la culpa.

| Con su corazón entonó himnos, | demostrando el cariño por su Constructor. El Señor logró asimismo alianza con David, | hijo de Jesé, de la tribu de Judá. | Pero esta herencia real solo pasa de hijo a hijo, | al tiempo que la herencia de Aarón pasa a su linaje. Sobre el turbante le colocó corona de oro, | grabada con el sello de consagración, | insignia de honor, obra magnífica, | adorno que era un obsequio para los ojos. Con su palabra puso fin a los prodigios | y lo glorificó delante de los reyes; | le dio mandamientos para su pueblo | y le mostró algo de su gloria.