Joyas Personales De La Reina Sofia

Para sujetarse el velo, la madre del novio recurrió a uno de los broches que menos ha utilizado, por lo menos, en la vida pública. Este adorno con apariencia de nudo está elaborado con diamantes y perteneció a la reina regente María Cristina de Austria, quien aparece retratada con él en un óleo de Raimundo de Madrazo que se puede conocer en el Museo Nacional del Prado. La lógica invita a pensar que Alfonso XIII lo heredó de su madre y se lo legó después a su hijo, don Juan de Borbón. La mujer de este, María de las Mercedes de Borbón y Orleans, lo usó, por servirnos de un ejemplo -y asimismo con teja y mantilla-, durante la celebración de sus bodas de plata en Estoril.

joyas personales de la reina sofia

Otra tiara del joyero de Doña Sofía es la Floral, que llegó a sus manos en el momento en que el Gobierno del dictador Franco se la obsequió por su boda con Don Juan Carlos. Su origen data del siglo XIX, cuando Alfonso XII se la regaló a su segunda mujer, la Reina María Cristina. La joya se perdió en el exilio hasta que volvió de la forma previamente citada. También fue el colgante que escogió para la boda de su sobrina, Alexia de Grecia, con el arquitecto español Carlos Morales, que tuvo lugar en Londres en 1999. Un gran número de ocasiones en las que la reina emérita demostró que este colgante de rubí evoca sus recuerdos mucho más contentos. Sin ninguna duda, el collar con rubí cabujón es una de las joyas preferidas de Doña Sofía.

La Reina Letizia tiene a su disposición el joyero real, aparte de las piezas de la Reina Sofía en caso de necesitarlo. De este modo, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía tiene una imponente compilación para cuando llegue el instante de su debut. Y tratándose de joyas, había que preguntar a Nieves Herrero, autora de \’El joyero de la reina\’, sobre qué tiara iría bien con cada hija del Rey Felipe.

El Colgante De Rubí Más Querido De La Reina Sofía

Según esta teoría, la condesa de Barcelona se lo habría legado a su hijo don Juan Carlos tras su fallecimiento en el año 2000. Otro de los broches que Sofía Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg heredó de su madre, Federica de Hannover, es este colorido alfiler elaborado en jade dibujando un trío de flores -una amarilla, una rosa y un morada- interrumpidas por dos hojas verdes. La emérita acostumbra recurrir a esta alhaja para ceremonias familiares como la boda de su sobrino Pablo de Grecia con Marie-Chantal Miller o la comunión de su nieta Victoria Federica de Marichalar y Borbón. Las joyas han acompañado y acompañan a Reinas, Princesas y también Infantas de España. El joyero de la Casa Real es extenso, y eso se debe en parte importante a de qué forma la Reina Victoria Eugenia cuidó, sostuvo y amplió una colección que en cierta medida medró como compensación de Alfonso XIII por las infidelidades que padeció su esposa a lo largo de años. Victoria Eugenia de Battenberg amaba las joyas, le daban seguridad, y deseó que buena parte de ellas formara una parte de las llamadas joyas de pasar, las que van de Reina de España en Reina de España y que siempre están enlazadas a la Casa Real.

Doña Sofía es una enorme aficionada a las joyas, pero no solo a las ‘buenas’, ya que le chifla la bisutería. En lugar de sus comunes ‘ojos de la suerte’, Doña Sofía se ha decantado por tres collares muy diferentes entre sí, pero que encajan con gracia. Desde hacía meses no se quitaba sus ‘cientos’ de collares, cadenitas y pulseras de los habituales ‘ojos de la suerte’, tan propios de Grecia y Turquía, con los que ella parece estar cuidada frente todo.

Amaia Salamanca, Impacta En Sevilla Con Un Elegante Vestido Bicolor Y Luciendo Hombros

La princesa Leonor va a ser la primera reina de españa y será la encargada de mostrar las joyas de pasar. Sin embargo, si hay un tipo de pieza que destaca, por el indiscutible empleo que le da la emérita, son las perlas. Los collares de estas gemas preciosaspredominan en sus estilismos, son su pieza clave de joyería. Además de esto, suele combinar o combinar mucho más de un colgante, lo que proporciona un resultado único.

joyas personales de la reina sofia

Lo que consiguieron esas nupcias, además de este trío de rituales, fue la asamblea en Atenas de miembros de la realeza de cerca del mundo que fueron agasajados por los eméritos con una semana llena de celebraciones. Sofía tiene en su joyero privado múltiples diademas que forman parte de su crónica personal pero que hoy no pertenecen a las joyas de pasar. La diadema Cartier, la Mellerio y la diadema de María Cristina, son propiedad de Juan Carlos y todavía no entendemos a quien pertenecerán el día de mañana. La Reina Letizia usó por primera vez las joyas de pasar públicamente durante una visita de estado en 2017.

Cine Muere A Los 72 Años Robbie Coltrane, Hagrid En La Saga De “harry Potter”

El atuendo de la primera dama de españa fue descrito como “un vestido de gasa en tonos degradados que iban desde el carbón hasta el verde Kentucky; el modelo tenía chalina incorporada que se puede colgar sobre un hombro o atravesar el pecho hasta el opuesto”. Sobre él se imponía un aderezo formado por pendientes, collar, pulsera y broche de vivos colores. Son exactamente las mismas joyas que la emérita usó años después para la boda de Hamzah y Basma Bani de Jordania, aunque en esa ocasión el broche se encontraba prendido de la gargantilla.

El día de hoy se podría asegurar que Pilar es la proveedora oficial de joyas de la emérita, a la que visita de forma asidua en el Palacio de la Zarzuela. No era la Mellerio la única tiara que llevaba la entonces princesa Sofía. Charlamos de la diadema floral, un regalo del general Franco en nombre del pueblo español. Aunque no se conoce con certeza su origen, todo apunta a que fue construída en Rusia en el siglo XIX.

La Reina Sofía Elige Nuevamente El Traje De Chaqueta Con Pantalón

A lo largo de la coronación de Felipe VI, llevó este accesorio, ya que era una enorme instante en su vida, de la misma en la celebración del 70 aniversario del rey retirado. Esta diadema de estilo neoclásico con una estética griega, pertence a las joyas más preciadas de la Reina Sofía. Con motivo de la boda con Juan Carlos de Borbón, Federica de Hannover regaló a su hija esta joya. Se diseñó en 1913 y contiene diamantes, platino y está divida en 2 partes. La reina Sofía ejerció de madrina en la boda de su hijo y la periodista Letizia Ortiz vestida con peineta y mantilla oscura.